• Juanse Ruales

yo percibo

Yo percibo y yo reacciono.

Para eso nos liberamos en el trabajo previo, para percibir más. Ahí está lo que llamamos sensibilidad, y eso también nos permite que el trabajo evolucione y nos lleve hacia algún lado.

Es importante que tengamos la capacidad de elegir con qué trabajo, porque sostener es difícil, no hay cómo sostener todo.


Entonces, elijo, TOMO UNA DECISIÓN y voy hasta las últimas consecuencias. Solo así me doy cuenta de que en realidad puedo seguir incluyendo y profundizando mi decisión. Por ejemplo, si se trabaja con el olor y se sostiene vamos a caer en cuenta que también estoy trabajando, casi inevitablemente, con el sabor; pero tengo que ser consciente y estar abierto a que el olor arroje el sabor como nuevo elemento de percepción.


Entonces, la sensibilidad se articula con el sentido de la verdad y la inteligencia.



Edmundo y Tadeo en su trabajo previo de De hombre a hombre

Primer pase, naturalismo


El trabajo con el olor para vincularnos con el otro resulta difícil, por lo lejano que es a nosotros.

Casi siempre colocamos a la vista por encima de los otros sentidos. Pero si se logra disparar y sostener el trabajo con el olor, obtendremos un ejercicio corporal expresivo muy potente.


Este previo se cargó entonces de una velocidad violenta. Los actores tienen el trabajo ahora de permitirse atravesar por aquello que les está sucediendo. Sin matar la violencia, sinó transformándola.



Juan Sebastián Ruales

45 visualizaciones