top of page
  • Foto del escritorleonsierra

Siempre el cuerpo

Reflexiones del diario de clase.

Escena: De hombre a hombre, de Mariano Moro

Diego David y Paul

Tercer pase, segundo trimestre, primer nivel.



Gatear. El actor que atraviesa un proceso de aprendizaje, un lugar pedagógico debe estar dispuesto a gatear. Esta acción elemental de quien quiere ponerse en pie para andar es, literalmente el acto de levantar el tronco del suelo en el imperativo trágico de la ley de la gravedad y la torpeza con la que los mamíferos nacen, su ejercicio y entrenamiento para que los músculos, articulaciones y huesos puedan ordenarse y organizar lo que la gran marcha de la vida les depara, pero también, resulta la acción suicida del bípedo que retorna al aprendizaje consciente del mencionado momento.




Caer de la vertical al suelo gracias a la consciencia, es, un proceso inverso, que requerirá toda la energía necesaria que el cohete requiere para orbitar la tierra. La diferencia con la máquina es que la máquina no aprende (al menos todavía), desde la deconstrucción, y que esta caída mecánica desde la experticia del bípedo, tiene su importancia en lo mecánico, pero sobretodo en lo simbólico. Caer es necesario para construir el levantarse. Un levantarse nuevo, diferente.



El proceso mecánico determina la interpretación simbólica. Primero debemos aprender el proceso mecánico, durante algún tiempo, ensayar la caída, para poder caer y una vez en el conocimiento de esa caída, empezar la lectura simbólica para trabajar sobre ella.


15 visualizaciones

Comments


bottom of page